TEMA NO. 17


LISBETH SARAI MARTÍNEZ POLO

Gestión Colectiva de Derecho de Autor



Resultado de imagen para gestion colectiva derechos de autor
Resultado de imagen para gestion colectiva derechos de autor
La ley 65-00 sobre Derecho de Autor se refiere a las sociedad de gestión colectiva de autores o de titulares de derechos afines como aquellas asociaciones sin fines de lucro cuya finalidad esencial es la defensa de los derechos patrimoniales de sus asociados o representantes, es decir, funcionan como administradores de dicho derechos. En ese orden, la ley permite la creación de una sociedad por cada rama o especialidad literaria o artística de los titulares de derechos reconocidos por la ley.
Por gestión colectiva se entiende el ejercicio del derecho de autor y los derechos conexos por intermedio de organizaciones que actúan en representación de los titulares de derechos, en defensa de sus intereses.
En cuanto a los derecho conexos podemos decir que se refieren a un conjunto de principios, preceptos y reglas jurídicas nacionales e internacionales que amparan las inversiones realizadas por las personas (tanto físicas o morales) que se responsabilizan con las fijaciones de las interpretaciones o ejecuciones artísticas (sonidos) en soportes que sirven para el almacenamiento de las mismas.

Con relación a la gestión colectiva de los derecho conexos, esta no es mas que el hecho de agrupar a los titulares de derechos conexos de un determinado territorio(artistas, interpretes o ejecutantes, productores de fonogramas) con la intención de crear una entidad que se encargue esencialmente de velar por la defensa tanto morales pero mas aun patrimoniales de sus reprensados por las sociedades hermanas extranjeras (de la misma naturaleza) por lo cuales mantenga contratos de reciprocidad para su territorio nacional.


El creador de una obra tiene derecho a autorizar o prohibir el uso de sus obras; un dramaturgo puede autorizar que su obra se ponga en escena sobre la base de una serie de condiciones previamente establecidas; un escritor puede negociar un contrato con una editorial para la publicación y distribución de su libro; y un compositor o músico puede autorizar la grabación de su obra o interpretación en disco compacto. Esos ejemplos ilustran la manera en que los titulares de derechos pueden ejercerlos de manera individual.
Pero en el caso de determinados tipos de uso, la gestión individual de los derechos es prácticamente imposible. Los autores no pueden ponerse en contacto con todas y cada una de las emisoras de radio o de televisión para negociar las autorizaciones necesarias para que se utilicen sus obras y reciban la remuneración que les corresponde. Por otro lado, tampoco es factible que los organismos de radiodifusión soliciten permisos específicos de cada autor a la hora de utilizar una obra protegida por derecho de autor. La imposibilidad material de gestionar esas actividades de forma individual, tanto para el titular de los derechos como para el usuario, hace necesario crear organizaciones de gestión colectiva, las cuales velan por que los creadores reciban la remuneración que les corresponde por el uso de sus obras.

Por lo que respecta a ciertos tipos de utilización, es evidente que resulta prácticamente imposible llevar a cabo una gestión individual de los derechos. Los autores no tienen posibilidad de controlar todos los usos que se hacen de sus obras y, por ejemplo, no pueden ponerse en contacto con todas y cada una de las emisoras de radio o de televisión para negociar las autorizaciones necesarias para la utilización de sus obras y la remuneración que les corresponde. En teoría, habría que ponerse en contacto con cada uno de los titulares de derechos sobre esas obras para solicitar la debida autorización. Es evidente la imposibilidad material de gestionar esas actividades de forma individual, tanto para el titular de derechos como para el usuario; de ahí la necesidad de crear organizaciones de gestión colectiva cuyo cometido es el de ocuparse de los problemas que se plantean entre usuarios y titulares de derechos en esas esferas fundamentales.
Diapositiva1.JPG




WIPOCOS
WIPOCOS es un sistema de T.I. destinado a los organismos de gestión colectiva para facilitarles la gestión colectiva del derecho de autor.
Entidad de gestión colectiva

Las sociedades o entidades de gestión colectiva son organizaciones creadas por leyes de propiedad intelectual o por acuerdos privados para el manejo colectivo de derechos de autor y derechos conexos. Estas entidades, gestionan los derechos patrimoniales o conexos de distintos titulares de propiedad intelectual, como autores, intérpretes, ejecutores, productores de fonogramas u organismos de radiodifusión. Entre las sociedades de gestión colectiva mas reconocidas de República Dominicana,se encuentran la Sociedad General de Autores, Compositores y Editores Dominicanos de Música (SGACEDOM), así como la Entidad de Gestión Colectiva de Derechos de Productores Audiovisuales de República Dominicana (EGEDA Dominicana).
Miembros
Pueden ser miembros de las organizaciones de gestión colectiva todos los titulares de derecho de autor y derechos conexos, se trate de autores, compositores, editores, escritores, fotógrafos, músicos o artistas intérpretes o ejecutantes. Los organismos de radiodifusión son un caso aparte por cuanto se considera que entran en la categoría de usuarios aunque son titulares de determinados derechos sobre sus emisiones.
Al pasar a formar parte de una organización de gestión colectiva, los miembros tienen que proporcionar determinados datos personales y declarar las obras que hayan creado. Esa información se incorpora a los archivos de la organización de gestión colectiva a fin de facilitar la tarea de determinar el uso de que son objeto las obras y la retribución por el uso de las mismas que debe pagarse a los correspondientes titulares de derechos. Las obras declaradas por los miembros de la organización constituyen lo que se conoce como repertorio “nacional” o “local” (en contraposición al repertorio internacional en el que constan las obras gestionadas por las organizaciones de gestión colectiva en todo el mundo).

Derechos que Comúnmente son Objeto de Gestión Colectiva

Por lo general, las organizaciones de gestión colectiva se ocupan de los siguientes derechos:
  • El derecho de representación y ejecución pública (la música que se interpreta y ejecuta en discotecas, restaurantes, y otros lugares públicos);
  • El derecho de radiodifusión (interpretaciones o ejecuciones en directo y grabadas por radio y televisión);
  • Los derechos de reproducción mecánica sobre las obras musicales (la reproducción de obras en disco compacto, cintas, discos, casetes, minidiscos u otras formas de grabación);
  • Los derechos de representación y ejecución sobre las obras dramáticas (obras de teatro);
  • El derecho de reproducción reprográfica sobre las obras literarias y musicales (fotocopiado);
  • Los derechos conexos (los derechos de los artistas intérpretes o ejecutantes y los productores de fonogramas a obtener remuneración por la radiodifusión o la comunicación de fonogramas al público).


Cómo funciona la gestión colectiva
En función de la categoría de obras de que se trate (música, literatura, obras dramáticas, producciones “multimedios”, etcétera) existen distintos tipos de organizaciones de gestión colectiva o de grupos dependientes de esas organizaciones, a cada uno de los cuales incumbirá gestionar el derecho del que se trate.

Organizaciones de gestión colectiva “tradicionales”
Las organizaciones de gestión colectiva “tradicionales”, que actúan en representación de sus miembros, negocian las tarifas y las condiciones de utilización con los usuarios, otorgan licencias y autorizaciones de uso, y recaudan y distribuyen las regalías. El titular del derecho no participa directamente en ninguna de esas tareas.

Centros de gestión de derechos
Los centros de gestión de derechos (“clearance centers”) otorgan a los usuarios licencias en función de las condiciones de utilización de las obras y las cláusulas de remuneración fijadas por cada miembro individual del Centro que sea titular de derechos (por ejemplo, en el campo de la reprografía, los autores de obras escritas como libros, revisto y publicaciones periódicas). En ese sentido, el Centro viene a ser un agente del titular de derechos a quien incumbe directamente la estipulación de las condiciones para el uso de sus obras.
Manual sobre organismos de gestión colectiva
La OMPI y Baker & McKenzie presentan conjuntamente la edición 2014 de esta guía gratuita en Internet ideada para ayudar a los propietarios, administradores y usuarios de obras protegidas por derecho de autor a entender los regímenes de concesión de licencias en el entorno digital. Puede utilizarse para buscar organismos de gestión colectiva y para encontrar información sobre:

  1. los tribunales y otros órganos especializados pertinentes a la concesión de licencias y la solución de controversias en la esfera del derecho de autor;
  2. los derechos administrados por los principales organismos de gestión colectiva en el ámbito del material sonoro y audiovisual y los tipos de licencia que ofrecen;
  3. las tarifas de las licencias, si están disponibles; y
  4. los datos de contacto de los organismos de gestión colectiva.


Carácter y forma de las Organizaciones de Gestión Colectiva de Derecho de Autor

external image Gestion.jpg
La organización de gestión colectiva puede ser en una sola entidad general administradora del conjunto de los distintos géneros de derecho o en diferentes sociedades que se ocupan de una o más categorías de derecho. Ambos sistemas pueden resultar igualmente eficaz pero a condición, cuando actúan varias sociedades de cada especie de derecho sobre del mismo de género de obras y sea administrado por estas.

En nuestro país utilizamos el método de organizaciones por género de obras, por ejemplo, en Rep. Dom. La ley 65-00 sobre derecho de autor establece en el numeral 6 del art. 19 que los autores cuentan con el derecho exclusivo de autorizar o prohibir la comunicación de la obra al publico; es ilícita la comunicación publica de la obra sin el consentimiento del autor o de los otros titulares reconocidos por esta ley, en su caso, SGACEDOM, única sociedad de gestión de la Rep. Dom. Autorizada para gestionar los derecho de los autores de manera colectiva.
La gestión colectiva dederecho de autornació y se desarrollo a través de entidades de carácter privado, sin propósito de lucro, formadas por autores (con participación de los editores de obras musicales en muchas sociedades de derecho de ejecución), con el objeto de defender los intereses de carácter personal (derecho moral) y de administrar los derecho patrimoniales de los autores de obras de creación. El 3 de julio de 1985 fue impuesto con carácter general en Francia, que las agrupaciones de autores en su forma jurídica se convirtieran en sociedades civiles. Este modelo fue seguido por otros países de América latina, como por ejemplo: argentina, Brasil y México.


Legislación Nacional sobre la Gestión Colectiva

La Ley 65-00 sobre Derecho de Autor, R.D., nos habla acerca de la Gestión Colectiva en diferentes aspectos y resaltando diversos puntos con respecto a estas, en la misma nos habla a
En cuanto lo que respecta a su registro, el Art. 149 dispone que "El Registro Nacional de Derecho de Autor dependerá de la Unidad de Derecho de Autor y tendrá a su cargo el registro de las obras, interpretaciones o ejecuciones, producciones, incluyendo fonogramas y emisiones protegidas por esta ley, de los actos y contratos que se refieran al derecho de autor o a los derechos afines, de los documentos constitutivos y modificativos de las sociedades de gestión colectiva, y de los demás actos y documentos que se indiquen en el reglamento".e autorizado por ante la Oficina Nacional de Derechos de Autor (ONDA).cerca de su registro, constitución, autorización, su finalidad, los derechos que pueden ejercer y aquellos que deben garantizar, sobre el establecimiento de tarifas, los contratos que pueden celebrar, entre otros. De conformidad con esta ley, los autores pueden gestionar sus derechos a través de un apoderado, quien deberá estar debidamente.

external image logo%20onda.png

Son también objeto de registro, además de de los documentos constitutivos y modificaciones de gestión colectiva, lo que son los pactos o convenios que celebren las sociedades de gestión con sociedades extranjeras, (Art. 150, Ley 65-00).Hay que resaltar que el objeto de este registro, según el Art. 151, es:
  1. Dar publicidad al derecho de los titulares y a los actos y contratos relativos a esos derechos;
  2. Dar garantía de autenticidad y seguridad a los titulares del derecho de autor y derechos afines, así como a los actos y documentos que a ellos se refieren;
  3. Dar publicidad a la constitución de las sociedades de gestión colectiva.

En cuanto a su constitución, en su Art. 162, la pre indicada ley, establece lo siguiente: "Las sociedades de gestión colectiva de autores, o de titulares de derechos afines que se constituyan de acuerdo con esta ley y su reglamento, serán de interés público, tendránpersonería jurídica y patrimonio propio. No podrá constituirse más de una sociedad por cada rama o especialidad literaria o artística de los titulares de derecho reconocidos por esta ley."
Respecto a su finalidad, el mismo Art. 162, párrafo I , dispone que tendrán como finalidad esencial, la defensa de los derechos patrimoniales de sus asociados o representados y los de los asociados o representados por las entidades extranjeras de la misma naturaleza con las cuales mantengan contratos de representación para el territorio nacional. Sin embargo, la adhesión a estas sociedades será voluntaria, pudiendo en todo momento los autores gestionar por sí procurar sus derechos a través de un apoderado, éste deberá ser persona física y deberá estar autorizado por la Unidad de Derecho de Autor. En estos casos, la sociedad de gestión será debidamente notificada de esta circunstancia, absteniéndose de realizar cualquier gestión sobre los derechos del titular.
Para su autorización, en el mismo Art. 162, párrafo II, queda establecido que las sociedades de gestión serán autorizadas por decreto del Poder Ejecutivo a entrar en funcionamiento, luego del dictamen favorable de la Unidad de Derecho de Autor, a quien corresponde su vigilancia e inspección.

En cuanto a los derechos que deben garantizar las sociedades de gestión colectiva, establece que: Sin perjuicio de lo dispuesto por el reglamento sobre la materia, toda sociedad de gestión deberá garantizar tanto en sus estatutos como en su funcionamiento, las siguientes condiciones:

  1. Que todos los titulares de derecho tengan amplio acceso a la sociedad de gestión colectiva que le corresponda en condiciones de afiliación razonables;
  2. Que los titulares de derechos o sus representantes tengan una participación efectiva en las decisiones importantes concernientes a la administración de sus derechos;
  3. La existencia de un sistema de recaudación, distribución y fiscalización de los derechos efectivo, transparente e igualitario entre los titulares de derecho, sean nacionales o extranjeros. Toda sociedad de gestión deberá contar con un sistema de auditoría interna y externa;
  4. Amplio acceso de los titulares de derecho o de sus representantes, o de las organizaciones extranjeras que mantengan relaciones de representación recíproca, a informaciones concretas y detalladas sobre datos básicos de sus respectivas obras o repertorios;
  5. Mecanismo de elección que garantice la renovación periódica de los integrantes del consejo directivo de la sociedad de gestión, así como su comité de vigilancia. El presidente de la Sociedad de Gestión Colectiva deberá ser dominicano. Sólo podrá ser reelecto una vez en períodos de dos años, sin embargo, podrá volver a postularse a esa posición transcurrido un período de la terminación de su último mandato;
  6. La existencia de porcentajes razonables de gastos de administración, así como requerimientos especiales de experiencia y capacidad para la contratación de sus administradores o gerentes;
  7. El carácter escrito de todos los actos o acuerdos celebrados por la sociedad de gestión.

Con respecto a aquellos derechos que puede ejercer, el Art. 163 dispone que las sociedades de gestión colectiva debidamente autorizadas, podrán ejercer los derechos confiados a su administración y hacerlos valer en toda clase de procedimientos administrativos o judiciales, sin presentar más título que el decreto de autorización y los estatutos y presumiéndose, salvo prueba en contrario, que los derechos ejercidos les han sido encomendados, directa o indirectamente, por sus respectivos titulares.
Las sociedades de gestión deberán tener a disposición de los usuarios, en los soportes utilizados por ellas para sus actividades de gestión, las tarifas aplicables y el repertorio de derechos, nacionales o extranjeros, que administren, a efectos de su consulta en las dependencias centrales de la sociedad. Cualquier otra forma de consulta se realizará con los gastos a cargo de quien la solicite.

external image tarifas.jpg
Para hablar acerca de tarifas que estas sociedades de gestión establecen, la ley, en su Art. 164 y algunos siguientes, dispone que las sociedades de gestión colectiva podrán establecer tarifas relativas a las remuneraciones correspondientes a las licencias que otorguen para el uso de las obras, interpretaciones o producciones que conformen su repertorio. Dichas tarifas y sus modificaciones deberán ser homologadas por la Unidad de Derecho de Autor y publicadas en la forma que disponga el reglamento, dentro del plazo de treinta (30) días después de la fecha de su homologación.
Quien explote una obra, interpretación o producción administrados por una sociedad de gestión colectiva, sin que se le hubiere otorgado la respectiva licencia de uso, debe pagar, a título de indemnización, un recargo del cincuenta por ciento (50%) sobre la remuneración en la tarifa, aplicada durante todo el tiempo en que se haya efectuado la explotación, siempre que no se pruebe un daño superior en el caso concreto.

Las tarifas que fijen las sociedades de gestión colectiva para la explotación del repertorio administrado, deberán ser proporcionales a los ingresos que obtenga el usuario por su explotación. (Art.165)





No obstante, dicha tarifa puede consistir en una suma periódica fija, en los casos siguientes:
  1. Cuando, atendida la modalidad de explotación, exista dificultad grave para la determinación de los ingresos, o si su comprobación resulta imposible o de un costo desproporcionado con la eventual retribución;
  2. Si la utilización de las obras, interpretaciones o producciones, tiene un carácter accesorio respecto de la actividad principal del usuario o del objeto material al cual se destinen;
  3. Cuando falten los medios necesarios para fiscalizar la aplicación de la participación proporcional.

En lo que respecta a los contratos, las sociedades de gestión colectiva podrán celebrar contratos con los usuarios y con las organizaciones que los representen respecto a la utilización del repertorio que administren.
En estos casos, las tarifas o retribuciones concertadas en dichos contratos no podrán ser mayores que las publicadas por la sociedad y homologadas por la Unidad de Derecho de Autor. La sociedad de gestión tiene la obligación de liquidar las regalías e intereses dentro de los tres meses de haberlas recibido.
Queda establecido también, en el Art. 167, que las sociedades de gestión colectiva podrán ser sancionadas por la Unidad de Derecho de Autor, en la forma que determine el reglamento y de acuerdo a la gravedad de la falta, cuando incurran en hechos que afecten los intereses de sus asociados o representados, sin perjuicio de las sanciones penales o las acciones civiles que correspondan aplicar a sus directivos, gerentes o administradores.


external image musica-01.jpg
Obras musicales

En el ámbito de las obras musicales (incluidas todas las modalidades: música moderna, jazz, música clásica, música sinfónica, “blues” y música pop, ya sea de carácter instrumental o vocal), la catalogación, la concesión de licencias y la distribución son los tres pilares en los que se apoya la gestión colectiva de los derechos de representación, de ejecución y radiodifusión públicas.
Las organizaciones de gestión colectiva negocian con los usuarios (como las emisoras de radio, los organismos de radiodifusión, las discotecas, los cines y restaurantes, etc.), individual o colectivamente, y los autorizan, previo pago y bajo ciertas condiciones, a utilizar las obras amparadas por un derecho de autor que figuran en sus repertorios.
Sobre la base de la información archivada (información sobre los miembros y sobre sus obras) y los programas suministrados por los usuarios (por ejemplo, el registro de la música emitida por las emisoras de radio), la organización de gestión colectiva distribuye regalías a sus miembros con arreglo a las normas de distribución establecidas. Por lo general, de las regalías por derecho de autor se deduce un porcentaje para cubrir costos administrativos y, en determinados países, otro para actividades de promoción social y cultural.
La suma que se distribuye entre los titulares de derecho de autor corresponde al uso de las obras y va acompañada de un desglose detallado de la utilización de las mismas.
Obras dramáticas
En el ámbito de las obras dramáticas (los guiones, los espectáculos de mímica, los ballet, las obras de teatro, las óperas y otros espectáculos musicales), la práctica de la gestión colectiva difiere en cierto modo, puesto que el organismo de gestión colectiva actúa en calidad de agente de los autores.
Para la representación de la obra, se exige otra autorización del autor, para lo cual se concierta un contrato individual en el que se establecen las condiciones específicas del autor.
A continuación, la organización de gestión colectiva notifica a los interesados que el autor en cuestión ha concedido su permiso y se encarga de recaudar la remuneración correspondiente.
Obras impresas
En el ámbito de las obras impresas (libros, revistas y otras publicaciones periódicas, diarios, informes y letras de canciones), la gestión colectiva se centra principalmente en la concesión del derecho de reproducción reprográfica, es decir, la autorización para que el material protegido pueda ser fotocopiado por entidades como bibliotecas, organizaciones públicas, universidades, escuelas y asociaciones de consumidores.
En caso de que estén contempladas en determinadas convenciones internacionales, las legislaciones nacionales a veces incorporan acuerdos de licencias no voluntarias. En esos casos, se prevé que, para el ejercicio de un derecho de utilización de una obra a cambio de remuneración no se precisa el consentimiento previo del titular del derecho. Las organizaciones de gestión colectiva se encargan de administrar la remuneración.
En el caso particular de la reproducción con fines de uso privado y personal, la legislación de algunos países contiene disposiciones específicas para la remuneración equitativa de los titulares de derechos mediante la imposición de un gravamen sobre el precio de los equipos o de las fotocopias, o de ambos.
Derechos conexos
En el ámbito de los derechos conexos, la legislación de algunos países prevé el derecho de remuneración de los artistas intérpretes o ejecutantes y de los productores de fonogramas cuando las grabaciones sonoras comerciales se comunican al público o se utilizan para su radiodifusión.
Las remuneraciones pagaderas por dichos usos se recaudan y distribuyen por medio de organizaciones conjuntas establecidas por los artistas intérpretes o ejecutantes y los productores de fonogramas o por medio de organizaciones independientes, en función de las relaciones que mantengan estos últimos y del ordenamiento jurídico del país.
¿Dónde llevan a cabo su Labor las Organizaciones de Gestión Colectiva?
La aplicación de las leyes nacionales que establecen los derechos sobre las obras literarias y artísticas y los objetos dederechos conexos tiene efecto únicamente dentro de los límites del país. De conformidad con el principio de trato nacional, estipulado en el Convenio de Berna a la vez que en la Convención de Roma, los titulares extranjeros de derechos deben ser objeto del mismo trato que los nacionales, en la mayoría de los casos. Las organizaciones de gestión colectiva respetan ese principio y, mediante acuerdos de representación recíproca, administran los repertorios extranjeros dentro de su territorio nacional, intercambian información y distribuyen las regalías a los titulares extranjeros de derechos.

La Gestión Colectiva y el Entorno Digital

external image TPV%20Virtual%20Instituciones.jpgLas obras protegidas por derecho de autor serán difundidas cada vez más en forma digital gracias a las redes mundiales como Internet. En ese sentido, será necesario adaptar la gestión colectiva del derecho de autor y los derechos conexos por parte de las entidades públicas, semipúblicas y privadas a fin de aprovechar las ventajas y la eficacia que ofrecen las tecnologías de la información. Las oportunidades cada vez mayores que se ofrecen a los titulares de derechos en Internet y la presencia cada vez mayor de productos de "multimedios" influyen en las condiciones de la protección, el ejercicio y la gestión del derecho de autor y los derechos conexos, así como en la observancia de los mismos.
En el mundo virtual del nuevo milenio, la gestión de los derechos adquiere una nueva dimensión. En la actualidad, las obras protegidas se digitalizan, se cargan y se descargan, se copian y se distribuyen en Internet, a fin de enviarlas a cualquier lugar del mundo. Las posibilidades cada vez mayores que ofrece esta red, permiten el almacenamiento masivo y la distribución en línea de material protegido. Hoy ya es normal la posibilidad de descargar el contenido de un libro o de escuchar y grabar música procedente del ciberespacio. Las posibilidades son infinitas pero también son muchos los problemas que se plantean a los titulares, los usuarios y las organizaciones de gestión colectiva.
Muchas organizaciones de gestión colectiva cuentan con sistemas para el suministro en línea de información relacionada con la concesión de licencias para la explotación de varias categorías de obras y su contenido, la supervisión de la utilización de las obras y la recaudación y distribución de las remuneraciones correspondientes a las distintas categorías de obras dentro del entorno digital. Esos sistemas de información digital que funcionan sobre la base de sistemas y códigos numéricos incorporados en portadores digitales como los discos compactos y las películas, permiten obtener la adecuada identificación de las obras, de los titulares del derecho y de los soportes digitales, así como otros datos pertinentes. Es evidente la necesidad de contar con una protección jurídica adecuada a fin de impedir cualquier intento de eludir las medidas tecnológicas de protección y de garantizar que no se produzca ningún tipo de supresión o alteración de cualquiera de los elementos de los sistemas de información digital u otros.



Bibliografía: